LINEA ESPACIO

Zona del inodoro

     El inodoro de la Línea Espacio cuenta con un diseño que respeta la relación de altura con     la silla de ruedas. Su pedestal de 50 cm de alto no necesita de ningún tipo de suplemento, y la transferencia desde la silla se realiza de manera directa y con absoluta seguridad. Posee cuatro fijaciones al piso que le permiten soportar los esfuerzos laterales producidos por dicha transferencia y los eventuales golpes que, en esas circunstancias, pueden producirse.

     Es necesario especificar que existen tres formas principales para transferirse desde una silla de ruedas al inodoro: lateral; frontal y oblicua. En función de ellas, es preciso dejar, hacia cada lado del inodoro, un determinado espacio libre para el estacionamiento de la silla.

     En relación con los demás sanitarios, el inodoro es el que requiere  de una superficie circundante mayor, a fin de que puedan realizarse las diferentes maniobras de acercamiento. Para la transferencia frontal, la distancia mínima necesaria frente al inodoro es de 115 cm; mientras que para una transferencia lateral se debe dejar un espacio de 75 cm, hacia uno u otro lado del inodoro. Si las dimensiones del baño lo permiten, lo mas conveniente es dejar libre el espacio de ambos lados, ya que una persona puede aproximarse por su lado izquierdo y otra por el derecho.

     A diferencia de lo que ocurre con otros sanitarios, la necesidad de barras resulta fundamental para el uso del inodoro. La Línea Espacio presenta barrales de diferente longitud (60 cm y 80 cm), para ser ubicados a cada lado del artefacto. Si no se conoce el modo de transferencia al inodoro de la persona con discapacidad (como ocurre en los baños públicos) ambos barrales deben ser rebatibles, para permitir el acceso por cualquiera de los dos lados del  inodoro. Si en cambio se sabe cuál es el modo de transferencia, se puede colocar un barral rebatible y otro fijo.

     Los barrales para inodoro de la Línea Espacio están especialmente diseñados y cuentan con un lugar para la colocación del rollo de papel higiénico, que lo hace accesible al usuario. Además, uno de los modelos, posee otra ventaja adicional desarrollada por Ferrum: un botón disparador ubicado en su extremo que permite realizar la descarga del depósito. De este modo, se facilita la limpieza de la tasa con una simple presión y sin tener que girar el cuerpo hacia atrás para accionarlo, como ocurre habitualmente en los inodoros tradicionales.

Línea Espacio

Zona de entrada

El acceso

         A fin de que el acceso al cuarto sea cómodo y seguro, se requiere:

Una correcta iluminación, para que el área pueda ser visualizada con facilidad.
Suficiente espacio en el área anterior a la puerta para que la silla de ruedas pueda maniobrarse sin dificultad.
Una entrada libre de desniveles y escalones, que no dificulte el ingreso de personas con movilidad reducida.

La puerta

        La puerta de entrada al baño debe ser liviana y de fácil movilidad. Se excluyen los sistemas de cierre automático.

Su apertura se realizará hacia fuera para evitar atropellar a quien pudiera encontrarse inmediatamente detrás o caído de manera accidental en el interior del baño; además, este tipo de apertura facilita la rápida salida ante una eventual emergencia.

Para abrir la puerta se utilizan diversos tipos de manijas o sistemas “abre-fácil” a palanca que evitan lastimaduras o un posible enganche de ropa. Las manijas se colocan a una altura que se encuentra entre los 75cm. y los 90 cm. del borde inferior de la puerta. También es necesario emplazar otra manija del lado interno de la puerta que permita cerrarla; esta manija auxiliar debe colocarse a 18 cm. de las bisagras.

Es posible colocar placas protectoras en el borde inferior de la puerta, tanto del lado interno como externo, cubriendo un ancho de aproximadamente 25 cm. desde el nivel del piso. De este modo, se la protege de los golpes producidos por los apoya pies de las sillas de ruedas; hay que tomar en cuenta que algunas personas suelen abrir las puertas empujándolas con esta parte de su silla.

El ancho libre mínimo de la puerta será de 80 cm. para permitir el paso de una persona que se desplaza en silla de ruedas o apoyada en dos bastones.

Area del espacio interior

        Ya dentro del baño, el primer implemento necesario es el interruptor de la luz. Su ubicación debe respetar la relación de altura de la persona con la silla de ruedas y, en consecuencia, ubicarse a 70 cm. u 80 cm. del nivel del piso.

Además es importante que en esta área se instalen timbres acústico-lumínicos para los casos en que ocurra una emergencia o accidente; estos llamadores deben ubicarse a 10 cm. del piso, a fin de que sean fácilmente utilizados por una persona que se encuentre eventualmente caída en el suelo.

Más sobre Línea Espacio en nuestro sitio web.

Línea Espacio

Consideraciones generales

     El cuarto de baño cumple una función imprescindible. Comparado con el resto de los ambientes habitables, tiene la particularidad de ser un espacio de absoluta privacidad: en la mayoría de los casos las personas utilizan este ámbito a puertas cerradas y en soledad.

Por esta razón, más que cualquier otro lugar, para que el baño pueda ser utilizado por personas con movilidad reducida, es necesario lograr un diseño adecuado, que brinde seguridad y confort, sin restringir la autonomía del usuario. Los productos de la Línea Espacio ofrecen estas ventajas.

     Al fin de que puedan conocerse sus características y comprenderse las posibilidades de uso, se realizó una virtual subdivisión del baño en diferentes zonas que permiten mostrar con claridad la ubicación de los sanitarios y sus complementos. En consecuencia, subsiguientemente, se encontrarán cuatro secciones que describen las siguientes zonas dentro del cuarto de baño:

a) Zona de entrada.

b)Zona de lavatorio.

c)Zona del inodoro.

d)Zona de la ducha.

     En cada sección podrán hallarse las medidas espaciales mínimas para que una persona con movilidad reducida pueda trasladarse con comodidad. Así mismo, se incluye una serie de sugerencias, específicas a cada área.

     A continuación, se expone una serie de observaciones relevantes para el diseño y la construcción de un baño que puede ser empleado por cualquier usuario.

Diseñados tanto para lugares privados como públicos, cada sanitario y complemento de la Línea Espacio posee la fortaleza y durabilidad necesarias para soportar los tratos más exigentes y brindar a quien lo utiliza la máxima seguridad.

Para que puedan ser utilizados por personas con movilidad reducida, los sanitarios y complementos deben tener dos cualidades: fortaleza y durabilidad. La primera característica implica que sean capaces de soportar el cuerpo de una persona que, por ejemplo, repentinamente se cuelga, apoyándose con todo su peso. La durabilidad es necesaria pues al moverse con silla de ruedas u otras ayudas para el traslado, los elementos están más expuestos a los golpes. Ambas cualidades están al servicio de una virtud fundamental: la seguridad, sensación que debe experimentar el usuario cuando los utiliza.

La sujeción de los complementos debe ser lo suficientemente fuerte como para soportar el peso del cuerpo de una persona, sin ponerla en peligro.

Línea Espacio

Baños para todos

Ferrum considera necesario que la implementación de un solo baño, útil, cómodo y seguro, para todas las personas, sin distinción, es posible y absolutamente necesaria. En consecuencia, llevó a cabo investigaciones de mercado; estudió los requerimientos de usuarios con movilidad reducida y con diversas discapacidades. Sólo entonces dio una respuesta acorde a esta demanda.

Así nació la Línea Espacio.

     La Línea Espacio cuenta con tres tipos de complementos: barrales, sillas rebatibles y espejo móvil.

      Los barrales ocupan un lugar destacado dentro de la línea ya que cumplen una función primordial: brindar seguridad y estabilidad a la persona cuando se desplaza dentro o fuera del cuarto de baño o mientras se encuentra utilizando cualquiera de los sanitarios.

Ferrum ha diseñado distintos tipos de barrales; algunos sirven específicamente como complemento de las piezas sanitarias; otros, en cambio, pueden ser colocados en diferentes lugares dentro de los hogares, sanatorios o edificios a fin de cumplir funciones diversas.

Se los denomina barrales componibles ya que pueden combinarse y utilizarse en diferentes lugares dentro de una construcción.

Para ello, la Línea cuenta con una serie de accesorios (tubos y uniones) que permiten armar nuevos diseños de barrales, no tradicionales, y cumplimentar una necesidad específica. Por ejemplo: se puede armar un barral que ocupe todo el largo de un pasillo.

      La Línea posee barrales fijos y rebatibles. Su diámetro es de 3 cm.; esta medida permite que la persona, al asirse, logre cerrar totalmente la mano alrededor del barral; de este modo, se sostiene con mayor firmeza.

     La terminación se realiza con pinturas poliuretánicas, esmaltes que tienen las siguientes ventajas: son agradables al tacto; antideslizantes (aún con las manos mojadas); le otorgan una mejor terminación al producto; no permiten la adherencia de bacterias; soportan los golpes; y resisten los ácidos, detergentes o desinfectantes que se utilizan para su limpieza, tanto en los hogares particulares, como en los hospitales, sanatorios o lugares públicos.                  

     Las pinturas son de colores vivos: azul, rojo, verde, amarillo. Fueron especialmente elegidos ya que, en que caso de ocurrir una eventual caída o una situación de urgencia, los ancianos o las personas con dificultades visuales pueden distinguirlos rápidamente por su contraste con el color de paredes y sanitarios.

     La Línea Espacio cuenta con dos tipos de sanitarios: lavatorio e inodoro. Ambas piezas están realizadas en porcelana blanca, material resistente a posibles golpes y apto para ser perfectamente higienizado.

Los sanitarios poseen un diseño y características especiales que otorgan comodidad y seguridad en el uso a las personas con movilidad reducida.

     La silla rebatible de la Línea Espacio es un complemento diseñado para que las personas con movilidad reducida puedan tomar una ducha cómodamente sentadas. Se instala dentro del box de la ducha, fija a la pared. Como es rebatible, permite que cualquier otra persona, que no requiera de su uso, la coloque en posición vertical y proceda a ducharse parada.. Son implementos fuertes y están realizadas en un material sumamente higiénico y antideslizante.

     La Línea Espacio, cuenta con un espejo móvil que permite variar su inclinación; de este modo, facilita la visión tanto de una persona en silla de ruedas como de otra de pie ya que puede colocarse en distintos ángulos, según la necesidad particular del usuario.

Los complementos de la Línea Espacio cumplen una función primordial: brindar seguridad y estabilidad a la persona cuando se desplaza dentro o fuera del cuarto de baño.

Conocé la Línea Espacio