CUIDAR EL AGUA EN EL BAÑO

Crear conciencia, cambios de hábito

     El cuarto de baño lo utilizamos para el aseo personal y para deshacernos de deshechos sanitarios. Si bien utilizar agua en el baño es necesaria e indispensable, hay muchas fuentes de desperdicio y es posible poder reducir el uso del líquido sin limitar nuestros hábitos de higiene y limpieza.

Es sumamente importante tomar conciencia en cada momento en el que usamos agua. Tenemos que mejorar nuestros hábitos, arreglar fugas y, si es posible, instalar algunos accesorios que nos ayuden a hacer más eficiente su uso.

     Tanto en el lavatorio, como en la ducha, mantené la grifería abierta sólo cuando la estás usando. Báñate lo más rápido posible y cerra la llave durante el enjabonado del cuerpo y el cabello. Ábrela nuevamente para enjuagarte.

Cerra la grifería mientras te cepillas los dientes o te afeitas. Las griferías con temporizador incorporado de corte automático de agua, son una alternativa ideal para evitar que los niños las dejen abiertas.

     Nunca utilices el inodoro como cesto de basura. Evita tirar papeles, toallas sanitarias, pañales descartables, etc. Este tipo de residuos, además de que pueden obstruir los conductos de los inodoros, dificultan el tratamiento posterior del agua. Pensa que podes aprovechar más el agua antes de desecharla.

     Acostúmbrate a usar las teclas de doble descarga en depósitos, el planeta te lo agradecerá.

     Recordá que cuidar el agua es tarea de todos, en Ferrum siempre estamos trabajando para que nunca te falte….

 

Cuidar el agua en la cocina

Conciencia ecológica

      A la hora de cuidar y crear conciencia de cómo debemos utilizar el agua de manera racional, la cocina es uno de los lugares claves para agudizar nuestro ingenio en pos de promover el ahorro de agua. Ya sea al cocinar, como así también en el lavado de frutas, verduras y vajilla, utilizamos grandes cantidades de agua todos los días.

     Cocción de los alimentos.

     A la hora de cocinar nuestros alimentos se recomienda no tirar el agua luego de cocinar nuestras verduras. Podemos con ellas realizar sopas sabrosas. Utilizar solo el agua necesaria ya que los nutrientes se pierden con el agua.

     Cuando calentamos agua para cocinar se recomienda no llenar a tope el recipiente en donde se calentara el agua. De esta forma evitaremos que se derrame o se evapore.

     Lavado de vajilla

     Luego de disfrutar de una buena comida llega uno de los momentos menos esperados en la cocina; el lavado de la vajilla y de los utensilios utilizados en el preparado del menú. En ocasiones y por la gran cantidad de elementos a lavar, derrochamos agua en grandes cantidades.

     Se recomienda enjabonar la vajilla sin dejar correr el agua y enjuagar con un chorro de agua moderado. Evitar que los residuos de comida se vayan por el desagüe.

     Otras acciones en la cocina

     Cuando preparamos cubos de hielo en el freezer, hacerlo en recipientes flexibles ya que si lo hacemos en recipientes rígidos, necesitaremos desmoldarlos bajo un chorro de agua.

     Utilizar aireadores en los extremos de los picos de las griferías de cocina para dosificar el consumo de agua.

     El agua es el recurso natural más valioso de nuestro planeta ocupando casi tres cuartas partes de el. Si tenemos en cuenta que solo el 3% del agua es dulce y apta para el consumo humano, es un deber cuidarla en cada uno de los momentos en que la necesitamos.

    El agua es vida; vos ¿qué haces para cuidarla?

CUIDEMOS EL AGUA

Consumo responsable

¿El nuevo paradigma sustentable marca tendencia en relación al ahorro de agua. Cuál es la filosofía que se debe implementar al diseñar las mochilas para inodoros?

     En el mundo actual las tendencias de diseño están orientadas a mejorar la calidad de vida de los seres humanos. Confort, ergonomía, practicidad y eficiencia no son palabras aisladas. Conjugan el resultado de un buen diseño. Pero además de ello hoy en día se debe priorizar el ahorro de energía en todas sus formas. En el caso de las mochilas para inodoros deberán funcionar correctamente pero con la menor cantidad de agua posible. Los depósitos de doble descarga fueron concebidos con esta filosofía, maximizando la utilización del agua como recurso natural no renovable.  En su gran mayoría consumen 6 y 3 litros según el tipo de descarga que se utiliza. Con los depósitos de doble descarga ahorramos agua en grandes cantidades. Por ejemplo, si los comparamos con las mochilas de un accionamiento, estaríamos ahorrando aproximadamente 72 litros de agua diarios (unos 26280 litros al año) para el consumo de una familia tipo. Es por ello que al momento de proyectar una línea nueva de artefactos, hay que tener en cuenta que los inodoros deberán cumplir con las condiciones de funcionamiento e higiene como lo hacían cuando funcionaban con mayores volúmenes de agua. Este es el gran desafío de las empresas que fabrican artefactos sanitarios para cuartos de baño; fabricar productos eficientes y ecológicos.

     Utilizar solo el agua que necesitamos, contribuye a una toma de conciencia que se aplica no solo al cuarto de baño, sino a todas las formas que impliquen consumo de agua en nuestro quehacer diario.

    ¿Vos que haces para cuidar el agua?