LINEA ESPACIO

Zona del inodoro

     El inodoro de la Línea Espacio cuenta con un diseño que respeta la relación de altura con     la silla de ruedas. Su pedestal de 50 cm de alto no necesita de ningún tipo de suplemento, y la transferencia desde la silla se realiza de manera directa y con absoluta seguridad. Posee cuatro fijaciones al piso que le permiten soportar los esfuerzos laterales producidos por dicha transferencia y los eventuales golpes que, en esas circunstancias, pueden producirse.

     Es necesario especificar que existen tres formas principales para transferirse desde una silla de ruedas al inodoro: lateral; frontal y oblicua. En función de ellas, es preciso dejar, hacia cada lado del inodoro, un determinado espacio libre para el estacionamiento de la silla.

     En relación con los demás sanitarios, el inodoro es el que requiere  de una superficie circundante mayor, a fin de que puedan realizarse las diferentes maniobras de acercamiento. Para la transferencia frontal, la distancia mínima necesaria frente al inodoro es de 115 cm; mientras que para una transferencia lateral se debe dejar un espacio de 75 cm, hacia uno u otro lado del inodoro. Si las dimensiones del baño lo permiten, lo mas conveniente es dejar libre el espacio de ambos lados, ya que una persona puede aproximarse por su lado izquierdo y otra por el derecho.

     A diferencia de lo que ocurre con otros sanitarios, la necesidad de barras resulta fundamental para el uso del inodoro. La Línea Espacio presenta barrales de diferente longitud (60 cm y 80 cm), para ser ubicados a cada lado del artefacto. Si no se conoce el modo de transferencia al inodoro de la persona con discapacidad (como ocurre en los baños públicos) ambos barrales deben ser rebatibles, para permitir el acceso por cualquiera de los dos lados del  inodoro. Si en cambio se sabe cuál es el modo de transferencia, se puede colocar un barral rebatible y otro fijo.

     Los barrales para inodoro de la Línea Espacio están especialmente diseñados y cuentan con un lugar para la colocación del rollo de papel higiénico, que lo hace accesible al usuario. Además, uno de los modelos, posee otra ventaja adicional desarrollada por Ferrum: un botón disparador ubicado en su extremo que permite realizar la descarga del depósito. De este modo, se facilita la limpieza de la tasa con una simple presión y sin tener que girar el cuerpo hacia atrás para accionarlo, como ocurre habitualmente en los inodoros tradicionales.

CABINA KHIOS

Nuevo lanzamiento de producto Ferrum

     Un nuevo diseño y concepto diferente para el relax y confort en el baño, ha llegado para la zona de ducha. La cabina Khios es el nuevo lanzamiento de Ferrum para el cuarto de baño. Este nuevo diseño de cabina viene en cuatro medidas a saber: de 1.20, 1.40, 1.50 y 1.60 mts. de largo por 0,70 mts. de ancho  y una altura de 1.85 mts. Es ideal para combinarla con las líneas de sanitarios y vanitorys que Ferrum dispone en su amplia gama de productos ya que podemos armonizar con varios estilos de lineas. Debido a su gran espacio interior, permite tomar con comodidad nuestra ducha diaria facilitando los desplazamientos. Los materiales utilizados para el diseño de esta cabina garantizan su durabilidad en el tiempo, la perfilería utilizada es enteriza de aluminio brillante, el vidrio es transparente con un tratamiento de templado y el receptáculo es de acrílico sanitario. La puerta corrediza de abrir es derecha, no es reversible.

     Sin dudas una opción distinta a la hora de proyectar nuestro cuarto de baño que se agrega a toda las opciones ya disponibles de cabinas Ferrum. La creatividad y las buenas ideas no faltan si se trata de un nuevo producto que Ferrum lance al mercado.

     Refresca tus ideas en la privacidad y confort que te ofrece la Cabina Khios, la nueva estrella de Ferrum.

     Una sensación de placer para uno de los mejores momentos de tu día…

NORMAS ISO 14001

SEGURIDAD Y CONFIANZA

     Puertas adentro, seguridad. Puertas afuera, confianza. Dos conceptos que Ferrum logró fusionar a fuerza de trabajo e innovación, para que en cualquiera de los ámbitos funcionen como uno. El objetivo es la calidad de sus productos y la satisfacción del cliente. Pero para llegar a esto, Ferrum hiló un paso tras otro para lograr máximos estándares de calidad. Y no sólo en su portfolio de productos, sino también en su ámbito de tareas y en el cuidado del medio ambiente.

     Ambas plantas de producción de Avellaneda y Pilar están certificadas por las normas ISO 14001, objetivo cumplido luego de apoyar incesantemente la aplicación de un plan de manejo ambiental, con objetivos y metas claras, políticas y procedimientos para lograr esos pasos, responsabilidades definidas y actividades de capacitación del personal. Y por último, un punto determinante: el control permanente de cada uno de todos esos procesos.

     La reducción en el consumo de agua, conciencia en el uso del papel y la responsable reutilización de los residuos fueron los pilares centrales de este objetivo cumplido.

     Este desafío estuvo siempre en las prioridades de Ferrum. Como parte de nuestro programa de responsabilidad social empresaria, el cuidado del medio ambiente y la calidad de vida de nuestros vecinos es un pilar fundamental. La norma posiciona a la marca en un lugar de privilegio y de mayores obligaciones. Fue creada por la Organización Internacional para Normalización (International Organization for Standardization – ISO), una red internacional de institutos de normas nacionales que trabajan en alianza con los gobiernos, la industria y los representantes de los consumidores. La certificación ISO 14001 le permite a la compañía seguir creciendo y trazar lazos con el comercio exterior.

     El impacto positivo en el medio ambiente es inmediato a partir de este gigantesco paso. Menores posibilidades de tener emergencias ambientales, como incendios, grandes derrames y escapes de gases, entre otros. Seguridad y confianza, dentro y fuera de nuestras plantas.